tristeza

¿Por qué la tristeza se convierte en enfado?

Si te has dado cuenta que cuando deberías sentir tristeza, no la sientes, y en cambio, notas que tienes un sentimiento de rabia o enfado dentro de ti que no te deja ser feliz, este post es para ti.

Te voy a explicar, que función tiene la tristeza y como puede llegar a transformarse en enfado si no se gestiona correctamente.

En este post, te haré tomar conciencia de como puede afectar esto a tu vida, y te daré unas claves para que empieces a gestionar correctamente la tristeza, evitando que aparezca la rabia, y dando espacio al amor.

Cuando vivimos acontecimientos difíciles en nuestra vida, como perdidas, nos sentimos tristes.

Este es el sentimiento correcto en caso de perder algo importante para nosotras. Forma parte del proceso de duelo.

La tristeza es una emoción que nos indica que hemos perdido algo y que debemos ajustar nuestras expectativas.

Si ante una perdida, evitamos sentirnos tristes, no estamos dejando que esta emoción haga su función, por lo que, a la larga, pueden aparecer enfermedades, bloqueos emocionales, malestar…

Si no hacemos el proceso de duelo correctamente, y no nos sentimos tristes, ni lloramos y hacemos ver que no pasa nada malo, crearemos un conflicto interno que nos repercutirá en otras áreas de nuestra vida.

La negación de una perdida, no nos permite estar tristes.

Pero si no estamos tristes, no podemos hacer un proceso de duelo correctamente, por lo que será imposible que demos espacio a que vuelvan aparecer emociones como la felicidad, el amor o la ilusión, porque este espacio estará ocupado por el enfado.

Si te has dado cuenta de que ante una perdida en tu vida no sientes tristeza, es porque has evitado, reducido o bloqueado esta emoción de manera inconsciente.

La forma correcta de gestionar cualquier emoción, es sintiéndola conscientemente y dejando que la emoción fluya y haga su función.

En el caso de la tristeza, tiene una función liberadora del duelo.

Si la bloqueamos, porque no queremos aceptar la pérdida o no nos queremos sentir tristes, la tristeza deja de hacer su función y se enquista, dando paso a otras emociones  como el enfado, la rabia, la frustración…

Pero estas emociones tienen otra función.

El enfado o la rabia surgen cuando nos sentimos agredidos o las cosas no han salido como a nosotros nos gustaría.

Nos preparan para la acción, ya sea para atacar o defendernos, por lo que nuestras acciones derivadas de esta emoción, son muy diferentes a las que haríamos al sentir tristeza.

Por lo tanto, si la tristeza la has convertido en enfado o rabia, estarás más alerta con tu entorno y las personas que están en él, y a la mínima de cambio te sentirás herido y responderás con un ataque.

Esta manera de actuar te va a traer conflictos innecesarios en tus relaciones.

Sin embargo, si gestionas correctamente la tristeza cuando sufres una perdida, la sientes conscientemente y dejas que haga su función liberadora del duelo, aceptarás la perdida y no sentirás ni rabia ni enfado.

Una buena gestión emocional, te va a permitir afrontar tu realidad de manera eficaz.

Para llegar a gestionar una emoción correctamente, hay que hacer 5 pasos:

  1. Identificar mensaje: identificar la emoción que estás sintiendo ante ese acontecimiento.
  2. Descifrar el mensaje: que me está queriendo decir esa emoción en ese contexto.
  3. Decidir que es lo que realmente quieres en esos momentos.
  4. Decidir tu mejor significado: como deberías interpretar esa situación para que te ayude a tener una emoción mejor.
  5. Decidir un buen plan de acción.

Si tienes en cuenta estos 5 pasos, serás capaz de gestionar adecuadamente tus emociones y, por lo tanto, poder afrontar tu realidad de una manera eficaz.

El 80% de nuestras decisiones están basadas en la emoción que sentimos.

Por lo tanto, si no te permites sentir en cada momento la emoción que toca, no actuarás de manera adecuada.

Tu comportamiento no se ajustará a la realidad, y, lo único que conseguirás son conflictos internos y conflictos con los otros.

Las emociones son el origen de nuestros dolores, limitaciones y potencial.

Debes convertirte en un maestro emocional, capaz de identificar las emociones que sientes en cada situación, hacer una lectura correcta de ellas y dejar que hagan su función.

Si bloqueas las emociones que no te gusta sentir, no estás solucionando nada, porque esa emoción quizás habrás conseguido no sentirla, pero acabarás sintiendo otras que pueden acarrearte mayores problemas.

Por lo tanto, por más que no te guste sentir tristeza, cuando aparece porque has vivido una perdida, déjala fluir y que haga su función.

No tengas miedo de sentir tristeza, no va a estar eternamente en ti.

Si dejas que fluya, acabará desapareciendo. Solo durará en ti un tiempo determinado.

Las emociones son como las olas del mar.

Aparecen, se manifiestan, van creciendo y cuando llegan a su máximo esplendor, van desapareciendo gradualmente.

Deja que tus emociones se manifiesten en ti como una ola.

Observarlas mientras escuchas lo que te quieren decir y actúa en consecuencia.

Si te has dado cuenta de que cada vez que has vivido una tragedia en tu vida, tú no te has puesto triste, quizás ha llegado el momento de liberar esa tristeza y dejar que empiece hacer su función.

Piensa que acontecimientos en tu vida te deberían haber puesto triste pero no te pusiste.

Identifica las pérdidas que no has llorado. Nunca es tarde para ello.

Resérva un espacio para sentirte triste. Un buen ejercicio para ponerte triste y liberar esa emoción, puede ser ponerte películas de drama o canciones tristes.

Permítete llorar viendo una película o escuchando una canción. Siente la emoción y regodéate un rato en ella.

Conecta con la tristeza.

Tranquilo, igual que viene, se va. No te vas a quedar para siempre triste, pero deja que fluya durante un rato.

Esto puede ayudarte a liberar esta emoción y, por otro lado, harás que la rabia o el enfado vayan disminuyendo.

Si necesitas mi ayuda para desbloquear tu tristeza, liberar la rabia y conseguir sentir amor, contacta conmigo y cuéntame tu caso.

Te ayudaré a desbloquear tu emoción gracias a la intervención estratégica.

Una herramienta del coaching super potente que en una sesión, te puede ayudar a liberar la emoción que tienes bloqueada.

Si quieres saber más sobre la Intervención Estratégica, dale clic aquí. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *