arquetipos

Como resolver un conflicto interno con los Arquetipos

En el post de hoy, te voy a explicar como se puede resolver un conflicto interno que genera mucho malestar y problemas en las relaciones, a partir de la Intervención Estratégica utilizando los Arquetipos.

Con este caso práctico vas a ver como se puede eliminar la rabia interior que lleva a una persona a estar en constante conflicto y, ayudarla a sacar todo el amor que tiene dentro de si para encontrar el bienestar que tanto anhela y, solo, con una Intervención Estratégica de Arquetipos.

Eli vino a mi porque se había dado cuenta que sentía una rabia interior que sacaba siempre con su pareja sin motivo aparente. 

Cuando estaba con él, cualquier cosa le molestaba y discutía por todo. Esto le conllevaba muchos problemas en la relación y, a la vez, le generaba culpa porque era consciente de que muchas discusiones eran innecesarias y las podía evitar.

Por otro lado, le costaba mucho ser cariñosa y procesarle amor a pesar de que lo quería.

Eli era consciente de que este comportamiento le estaba trayendo muchos problemas a nivel de pareja, pero también estaba afectando a otras áreas de su vida.

Me explicó, que se había dado cuenta que a lo largo de su vida se había creado un papel de “mujer super fuerte”; que podía con todo, que nunca lloraba y siempre estaba dispuesta a luchar, y que su parte más vulnerable, tierna y amorosa hacía tiempo que había desaparecido.

Eli me pidió ayuda porque necesitaba eliminar toda la rabia que llevaba dentro y dejar de sacarla cuando no tocaba, de olvidar ya su papel de “mujer super fuerte” y sacar a la mujer más tierna, amorosa y vulnerable que llevaba dentro.

Quería vivir desde el amor y no desde la rabia.

En la Intervención Estratégica que hice con Eli, trabajamos con la técnica de los Arquetipos con el objetivo de sacar toda la rabia interna que tenía y que proyectaba hacia su pareja, desmontar a la “mujer super fuerte” que se había creado y sacar la parte más amorosa que estaba escondida en su interior.

La Técnica de los Arquetipos, fue creada a partir de la teoría de Carl Jung, el cual dice que dentro de nosotros habitan diferentes arquetipos, que son diferentes partes que conforman nuestro Yo.

Trabajamos los cuatro arquetipos dominantes de los 12 que habitan dentro de nosotros.

El primer Arquetipo que esta dentro de nosotros es el Rei/Reina que tiene la función de crear la visión de nuestro reino.

Es quien tiene nuestro propósito de vida, quien sabe el porque y el para que, quien tiene las metas y objetivos, quien no tiene miedo y quien tiene una gran sabiduría interna.

El segundo Arquetipo, es el Guerrero/a, quien tiene la función de defender nuestro reino.

Es la acción, la fuerza, la intensidad y la frecuencia. Es poderoso, se compromete, nunca se rinde y es quien ataca los problemas.

El Guerrero/a se prepara ante el miedo y no se bloquea.

El tercer Arquetipo es el Amante, quien tiene la función de conectar con el amor.

Es la parte más vulnerable que reside en nosotros, quien ama sin miedo y sin esperar nada a cambio. Es el amor en estado puro.

Y, por último, está el Arquetipo del Mago/a, quien tiene la función de solucionar las cosas rápidamente.

Tiene humor e imaginación, es rebelde y transgresor y tiene una gran intuición.

El Mago/a convierte los problemas en oportunidades, no necesita seguridad porque la crea, y cuenta la verdad sin tapujos.

Empezamos la intervención invocando a la parte Guerrera de Eli para tener una conversación con ella y saber que era lo que pensaba de todo el conflicto que se había creado Eli.

La Guerrera me dijo que estaba cansada y agotada de tanto luchar.

No sabía que batalla estaba librando, pero siempre estaba en pie de guerra, simplemente, luchando y luchando pero sin tener un fin claro.

Creía que no era necesario estar siempre en el estado de alarma constante en el que se encontraba, como si hubiera un peligro al acecho.

Veía que todo a su alrededor estaba bien por lo que no había necesidad de seguir luchando.

Quería estar en paz y estar tranquila pero no sabía como podía llegar a ese punto. No sabía que era lo que le impedía encontrar esa tranquilidad y dejar de sentirse atacada.

En este punto, me despedí de la Guerrera para dar paso a Eli y saber como se sentía después de escuchar a su Guerrera.

Eli me comentó que mientras hablaba su Guerrera había sentido una opresión en el pecho que le llevaba a un estado de ansiedad.

Reafirmaba todo lo que su Guerrera había dicho y que al igual que ella, quería salir de ese estado de alerta que le generaba tanto malestar y le llevaba a estar en guerra constante sin necesidad.

Entonces, di paso al Arquetipo de la Reina, para saber que era lo que ella pensaba y ver si podía dar luz a la Guerrera para que esta dejará el hacha y pudiera descansar.

Invoque a la Reina y esta me dijo que ella tenía claro su propósito, sus metas y objetivos, su porque y su para que, pero que su problema es que no tenía un reino suyo propio.

Estaba viviendo en casa de su pareja, por lo que no sentía que tenía reino, si no que estaba en uno de prestado y esto le hacía sentirse algo frustrada.

No podía gobernar el reino como ella quería, tenía que estar siempre negociando y, era entonces, cuando mandaba a la guerrera a finiquitar la negociación.

Le explique a la Reina que su Guerrera me había dicho que estaba agotada, que estaba siempre luchando y que creía que estaba librando una guerra cuando no había guerra.

La Reina fue honesta consigo misma y reconoció que le costaba mucho soltarse y flexibilizar, que era muy hermética y posesiva con sus cosas y, a la mínima que alguien quería entrar como por ejemplo su pareja, mandaba enseguida a la guerrera a defender.

En ese momento la Reina se iluminó y vio que tenía a la guerrera muy atareada.

Propuse a la Reina, que como ella había elegido vivir en el reino en el que estaba y compartirlo, como podía hacer para crear un reino común.

La Reina me dijo que podría ser mas tolerante y flexible. Comprendiendo que el otro rey todo lo que hace lo hace con buena intención. Que cada uno tiene sus maneras de hacer y sus manías, por lo que habría que llegar a un punto en común. E intentar no ver todo como un ataque, si no que los dos estaban aprendiendo a vivir juntos en el reino.

Acto seguido, le pregunté a la reina cual era su intención positiva de no dejar pasar a nadie en su reino y, me dijo, que era proteger lo que era suyo. Su familia, su perro, su economía, sus amigas… por más que compartía su vida con un rey, le estaba costando dejarlo entrar.

La Reina empezó a sentir en lo más profundo de su ser, que quizás, el problema era que no sentía amor verdadero por el Rey.

Estaba confundida, no sabía si estar todo el día en guerra había hecho que el amor disminuyera o, quizás, es que nunca lo había sentido.

Aquí, di por finalizada la conversación con la Reina para invocar rápidamente al Arquetipo del Amante, la parte relacionada con el amor, y saber que tenía que decir a todo esto.

Antes, por eso, quise saber como se encontraba Eli después de escuchar a su reina, y estaba totalmente alucinada con todo lo que estaban diciendo sus arquetipos.

La sorpresa no era tanto porque lo que habían dicho fuera nuevo para ella, si no porque le estaban dando forma y orden a toda la maraña de pensamientos y sentimientos que venía arrastrando últimamente y que le generaban tanto conflicto.

Estaba impresionada de como sacando a relucir esas partes suyas, le estaban dando coherencia a todo su comportamiento pasado, le estaban haciendo ver el porque de muchas cosas y dándole sentido a todo su malestar.

Pero aún no había acabado la intervención con Arquetipos, porque tenía que invocar a la Amante y saber que opinaba ella de todo este embrollo.

La Amante me dijo que estaba mal porque no salía lo que debería de salir y mostrar ese amor y esa vulnerabilidad que es ella. Era como si estuviera anulada, como si estuviera reprimida por la reina y la guerrera.

No podía sacar su amor verdadero, ese amor que lo sientes desde lo más profundo de tu ser.

Veía como la Reina y la Guerrera estaban tan presentes, tan fuertes, que ella se había quedado en un segundo plano. No la habían dejado expresarse.

La Reina siempre le decía lo que tenía que hacer, y la Guerrera siempre estaba en pie de guerra para defender el reino y, entre las dos, no le dejaban existir.

La Amante estaba muy afectada, manifestó sentir una opresión en el pecho, un ahogo y que le costaba sacar las palabras. Se le veía abatida, sin ánimo ni fuerza.

Le pregunté de que iba la vida para ella, y desde su sentir de Amante me dijo que de amor, de compartir, de estar acompañada, de sentirse querida y de sentirse mimada pero que nada de todo eso estaba ocurriendo y era lo que más deseaba.

Viendo el estado de afectación de la Amante, me despedí de ella para dejarla descansar y sacarla de ese estado y poder retomar la conversación más tarde.

Eli volvió aun más sorprendida al escuchar a su Amante y ver como todas las piezas iban encajando.

Su asombro venía porque estaba entendiendo muchas cosas de todo lo que le estaba pasado, de porque siempre estaba a la defensiva, de porque se sentía atacada, de porque le costaba tanto expresar su amor.

La intervención con Arquetipos le estaba dando mucha luz a todo el estado de confusión que sentía y ayudando a entender porque siempre estaba en conflicto con su pareja.

Volví a invocar a la Guerrera para saber que pensaba ahora después de escuchar a la Reina y a la Amante.

La Guerrera ahora entendía porque siempre estaba luchando sin tener ninguna batalla que librar, porque su Reina y su Amante no se aclaraban.

Necesitaba que la Reina le dijera claramente si había alguna guerra que librar, si realmente tenía que defender el reino de alguna amenaza y, si no, que le diera vacaciones y la dejara descansar.

Para ella sería un alivio y un relax saber que no había ninguna amenaza y que no era necesario que ella saliera para nada.

Y con la petición de la Guerrera me fui hablar con la Reina.

Volví a invocar al arquetipo de la Reina para comunicarle el mensaje de la Guerrera y poder llegar a un consenso.

La Reina entendía a la Guerrera y la confusión de esta, porque ella era la primera confundida.

Le recordé que ella si sabía cual era su propósito, su porque y su para que, sus metas y objetivos y, por lo tanto, si mandaba a la guerrera a luchar por lo que era suyo, también tenía claro cual era su reino.

Aquí la Reina hizo un “Breakthrough” y obtuvo la claridad que necesitaba para poder definir las funciones de la guerrera.

Esta debía seguir luchando por sus metas y objetivos, perseverar y continuar con su propósito en la vida. Por todo lo demás, quería que la Guerrera descansara, que en casa no estuviera siempre en pie de guerra, a la defensiva y en estado de alerta.

La Reina, ejerciendo bien su papel, tomo la decisión que debía tomar y dio ordenes claras y concisas a la Guerrera tal y como esta le había pedido.

Después de esta conversación con el arquetipo de la Reina, hable con Eli para saber como estaba, y manifestó sentirse aliviada, por fin, porque lo que quería era dejar de estar siempre en conflicto, enfadada, rabiosa y a la defensiva y parecía que ahora podría estar más en paz.

Su guerrera ya tenía claro cuando tenía que salir y cuando no, y parecía que eso era lo que necesitaba para poder estar más tranquila.

Gracias a la intervención, había conseguido conciliar a su parte Reina y a su parte Guerrera.

Ahora tenía claro que no era necesario estar siempre enfadada y en conflicto, que podía estar tranquila porque no había ninguna amenaza, que podía vivir en paz y armonía en su casa.

Después de haber conseguido esta reconciliación de partes, volví a invocar al Arquetipo del Amante para comunicarle que la Reina y la Guerrera habían hecho las paces y saber como estaba ella.

Le informé que la Reina había decidido no sacar a la parte Guerrera en el plano personal y darle vacaciones.

Esto significó para la Amante una oportunidad para poder ocupar el espacio de la Guerrera y poder salir más.

Era su momento, era el momento de manifestarse ella y poder sacar todo su amor. El momento de dejarse fluir, de ser y existir, de sacar todo el amor que tenía reprimido porque ella era amor en estado puro y nada más y lo único que quería era poder expresarlo.

Y con esta luz que acababa de encontrar y su afirmación de salir y expresar todo su amor en estado puro, me despedí del Arquetipo del Amante y volví con Eli.

Esta me manifestó su sensación de bienestar y tranquilidad que le invadía en ese momento después de reconciliar a todas sus partes y aclarar toda la confusión que había en ella.

La rabia, el enfado y malestar habían desaparecido, y tenía las ideas claras de lo que debía ser y hacer.

Pero no conforme todavía con la Intervención de Arquetipos y la resolución del conflicto de Eli, aun me faltaba invocar a una parte muy importante con la que todavía no había hablado y que sabía que podía acabar de resolver todo el jaleo que tenía Eli.

El Arquetipo del Mago, quien tiene la función de solucionar las cosas rápidamente, con su ingenio, humor e imaginación.

La Maga de Eli salió con mucho ímpetu y fuerza.

Decía que a ella tampoco le dejaban mucho aparecer y que alucinaba con el lio que tenían montado la Reina, la Guerrera y la Amante, porque ella lo veía todo más fácil.

Ella era la parte más activa, más risueña, que está más en movimiento constante, pero últimamente no le dejaban salir mucho, y ahí estaban las otras, con sus conflictos y pena.

Sabía lo que debían hacer cada una de ellas y, que si la escucharan de vez en cuando, no hubieran llegado a este punto.

La Maga les podía ayudar quitándoles un poco de espacio y saliendo más.

Robándoles un poco de tiempo al día para hacer las cosas que más les gustaban y que les hacían sentirse bien. Una pequeña dosis de improvisación y locura es lo que necesitaban para estar más en paz.

La Maga les iba a proporcionar un poco de chispa e ingenio en su día a día, flexibilidad, tolerancia y actividad.

Y con la energía que irradiaba la Maga, su positivismo y ganas de dar un toque de humor y alegría a todas las partes, la deje que siguiera su camino y me despedí de ella.

Eli volvió en un estado totalmente diferente al que tenía al inicio de la Intervención. Su semblante y expresión facial también eran otros.

Manifestó estar muy sorprendida de como había ido toda la intervención, de todo lo que habían manifestado sus Arquetipos, de la claridad que le había dado y de las decisiones que había tomado des de otro sentir.

No tenía palabras para manifestar como estaba. Se notaba como una revolución por dentro.

Ella misma describió su sentir como estar en una borrachera. Se sentía pletórica y entusiasmada.

Durante la Intervención con Arquetipos tampoco había descubierto nada nuevo, porque muchas de las cosas que habían salido estaban ahí, pero si había podido dar orden a todos los pensamientos que venían y se iban de su mente, a entender sus emociones y sus reacciones desproporcionadas.

La rabia había desaparecido para dejar paso a un estado de bienestar increíble.

Estaba sorprendida de como habían salido todas sus partes y como cada una de ellas había manifestado sus conflictos, malestar y necesidades. Como se habían ido reconciliando y dejando claro cuando debían de salir cada una de ellas.

Estaba muy contenta porque entre todas habían tomado una serie de decisiones que le hacían encontrarse en paz.

Eli experimentó el poder que tiene una Intervención Estratégica utilizando la técnica de los Arquetipos para poner en orden cada una de las partes que residía en ella.

Pudo resolver sus conflictos internos para poder tomar mejores decisiones desde otro sentir, y no desde la rabia y la frustración como venía haciendo hasta ahora.

Con cada uno de sus Arquetipos en su papel y con sus funciones claras, Eli consiguió obtener la claridad que necesitaba en su día a día, cambiar su estado emocional y poder tomar nuevas decisiones para mejorar su vida.

Si tú también necesitas claridad en tu vida, crees que tienes conflictos internos que no te dejan avanzar, que no te dejan estar en paz y armonía en tu día a día, estas en constante conflicto con los otros y el malestar se a adueñado de ti, es muy probable que necesites una Intervención Estratégica de Arquetipos.

Si quieres saber como te puede ayudar a ti, contacta conmigo. (haz clic)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *